martes, 18 de setiembre de 2007

EL MITO DE LA TIERRA PLANA


El período que transcurre desde la caída del Imperio Romano hasta el advenimiento de la modernidad ha sido (arbitrariamente) clasificado en: 1.- “Los Años Oscuros” que van desde el final de la época clásica (“Gloria de Grecia y Grandeza de Roma”) hasta el reinado de Carlomagno, alrededor del año 1000; 2.- la “Edad Media” que transcurre desde el final del período anterior hasta el comienzo del resurgimiento de la era clásica y 3.- el “Renacimiento“ (siglo XV), un movimiento cultural que aspiró, entre otras cosas, a recuperar las letras y los ideales artísticos del clasicismo grecorromano y se concibió a si mismo como opuesto a la escolástica medieval.

En el imaginario popular son años de barbarie, oscurantismo religioso, epidemias mortales, atraso tecnológico y una profunda estratificación social. Aún en nuestros días, es habitual utilizar los términos vándalos y hunos para identificar personas rudas y peleadoras. El término bárbaro, proveniente del latín y que significa extranjero, tiene también una connotación peyorativa y remite a ese período de la Historia. La idea subyacente es que la civilización occidental perdió, durante 1000 años, los ideales que le habían permitido sobresalir entre sus pares.

Uno de los mitos más arraigados relativos al espíritu de ignorancia que prevaleció durante los Años Oscuros y la Edad Media es el de la Tierra Plana. Citando una metáfora bíblica, la tierra era plana “como el suelo de una tienda, sostenida por el dosel del cielo”. Así, los sabios cristianos se referían a un suelo plano con el arco abovedado de los cielos arriba. Sin embargo, los escolásticos clásicos no dudaban sobre la esfericidad del planeta.

La “redondez” de la Tierra estaba definida en la cosmología de Aristóteles y en las mediciones que realizó Erastótenes durante el tercer siglo AC. El mito de la Tierra Plana argumentaba que el conocimiento desarrollado por los clásicos se había perdido durante la oscuridad eclesiástica que imperó en Europa durante el medioevo. El Renacimiento redescubrió la esfericidad y la anécdota de Colón intentando convencer a los Reyes Católicos de que el mundo era redondo era una prueba irrefutable del oscurantismo medieval.

En realidad, las objeciones que la Comisión Real (dirigida por Hernando de Talavera) le hizo a Colón se refería a las distancias que debían recorrer las carabelas para llegar a las Indias, distancias que habían sido “lapiceadas” por Colón para justificar el viaje; lo que estaba fuera de discusión era la esfericidad del planeta. Ningún sabio escolástico de prestigio publicó escritos defendiendo la hipótesis de un planeta plano que impedía a los barcos dar la vuelta al planeta.

¿Por qué surge el mito de la Tierra Plana?. Aparece entre 1860 y 1890 durante el auge positivista que enfrentaba la racionalidad científica al oscurantismo religioso. La Teoría de la Evolución basada en la selección natural, desarrollada por Darwin, había generado controversias y conflictos de gran magnitud entre los partidarios de la ciencia y los de la religión. La Ciencia como libertad y progreso frente a la superstición y represión de la Iglesia requería de historias que demostraran claramente la degradación del saber clásico; el mito de la Tierra Plana cumplía perfectamente con el requisito.

La mayoría de los libros de historia utilizados por estudiantes secundarios norteamericanos a partir de 1880 contienen al mito, aunque son muy pocos los anteriores a 1870 donde el mismo pueda leerse. El historiador J. B. Russell identificó dos libros como los principales codificadores del mito de la Tierra Plana: i) “Historia del Conflicto entre Religión y Ciencia” de John Draper, publicado en 1874, y ii) “Una Historia de la Guerra de la Ciencia con la Teología en el Cristianismo” de Andrew Dickson White, primera edición de 1876.

El capítulo I del libro de White trata sobre la “dura” batalla en torno a la reciente Teoría de la Evolución; el capítulo II comienza con el mito de la tierra plana. Russell, comentando sobre el éxito del libro de Draper, escribió: "La Historia del Conflicto tiene una importancia enorme, porque fue el primer caso en el que un personaje influyente declaró de forma explícita que la ciencia y la religión estaban en guerra, y que tuvo un éxito que pocos libros tienen. Estableció en la mente culta que la ciencia significa libertad y progreso, frente a la superstición y a la represión de la religión. Su punto de vista se convirtió en la sabiduría convencional". A partir de ambos escritos, la dicotomía modernidad ≈ progreso versus medioevo ≈ oscurantismo y regresión quedó firmemente establecida en la mentalidad occidental.

Paradójicamente, la segunda mitad del siglo XIX vio el nacimiento de la Sociedad Zetética Universal (SZU). Creada por el inglés Samuel Rowbotham, su objetivo era propalar en todas las direcciones que la tierra era plana, básicamente un disco con el Polo Norte en su centro y un muro de hielo de 45 metros de altura como límite exterior. Afirmaba que el Sol y la Luna tenían pocos kilómetros de diámetro y que los planetas y el resto de las estrellas estaban a muy corta distancia, por supuesto no a años luz de la Tierra.

La SZU sobrevivió a lo largo del Siglo XX. Para que no queden dudas respecto a su pensamiento, la sociedad tomó el nombre de International Flat Earth Society (Sociedad Internacional de la Tierra Plana). Su presidente, Samuel Shentón, respondía a quienes le mostraban fotos del planeta obtenidas desde cápsulas espaciales que era muy sencillo trucar fotos. Respecto al alunizaje, Shentón afirmaba que se había filmado en Hollywood con guión del escritor sci-fi Arthur C. Clarke.

Actualmente quedan muy pocos miembros activos de la Sociedad, motivo por el cual si algún lector desea conocer su pensamiento en detalle deberá dirigirse al sitio: http://www.theflatearthsociety.org/.

Mis recuerdos de la escuela primaria incluyen al valiente Almirante Colón desafiando a los inquisidores católicos: “Ud. piensa que la tierra es redonda,..., No sabe acaso que la Iglesia ha condenado este tipo de creencias,..., Podría ser condenado por hereje,...”. Colón insiste y logra el respaldo real: la verdad triunfa sobre el oscurantismo y el mundo da otro paso en el camino del progreso. Cuando años después conocí la historia de Draper y White tuve dos sensaciones: la primera el haber sido "estafado moralmente"; la segunda fue más inquietante, se miente, se engaña y se inventan guerras en nombre de la verdad, del progreso y del bienestar de la humanidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

deben poner un mito que hable sobre dicho tema de la esfericidad de la tierra, para que nos trasporte a lo que en esa epoca los habitantes pensaban.

Anónimo dijo...

Me gustaría usar esta imagen de los barcos cayendo ¿Tiene copyright? ¿Dónde la puedo conseguir a mejor resolución? La quiero para mi biblioteca. Gracias.
chemaf@prodigy.net.mx