miércoles, 30 de julio de 2008

PLEAMARES DE LA VIDA


Cuando se hace una lista de las fuentes energéticas alternativas, es habitual que la energía mareomotriz figure en los últimos lugares de la misma. No se trata de discriminación sino que las dificultades técnicas relacionadas con su aplicación en gran escala inevitablemente la relegan a los últimos puestos. Sin embargo, los británicos están intentando mejorar su ubicación en la lista.

La energía mareomotriz es una fuente energética renovable basada en la gravitación lunar: las mareas que habitualmente vemos en las costas son el resultado de la interacción entre las fuerzas gravitatorias de la Tierra y de la Luna. De lo anterior deriva su principal ventaja: su predictibilidad, en oposición a la intensidad del viento y a la magnitud de la radiación solar que son inherentemente aleatorios.

Si bien es conocido su potencial como fuente energética, también se ha establecido que cualquier proyecto mareomotriz de importancia tiene mayores costos cuando se los compara con otras tecnologías alternativas. Se debe a la necesidad de construir enormes estructuras en ambientes salinos muy complejos. La diferencia en altura, energía potencial del sistema, es muy inferior a la de los proyectos hidroeléctricos convencionales; por lo tanto se requieren numerosos generadores individuales capaces de trabajar en ambientes marinos para que el proyecto sea viable.

Otra limitación está dada por el ciclo lunar de 24 horas y 50 minutos, lo que implica un desfasaje diario entre la capacidad de producción de energía y nuestro día laboral de 24 horas estructurado con sus picos de demanda constantes. La energía mareomotriz está disponible en una ventana de cinco a seis horas, pero esa ventana avanza cincuenta y dos minutos por día. Al igual que ocurre con la energía eólica, este inconveniente se solucionará cuando se encuentre la manera económica y eficiente de almacenar grandes volúmenes de energía.

Otro inconveniente, que también lo comparten la energía solar y la eólica, es que los mejores lugares para instalar los generadores suelen ser regiones poco habitadas, lo cual es lógico dado las difíciles condiciones de vida en esos parajes.

¿Entonces, cómo resolvieron los británicos el problema?: utilizando una turbina sumergida en el agua, equivalente a un molino de viento pero que es movido por las corrientes generadas por las mareas. El aparato ubicado cerca de las costas de Irlanda del Norte genera 150 kilovatios y ya está conectado a la red eléctrica de Gran Bretaña. Cuando el proyecto esté completamente finalizado, generará 1200 kilovatios, suficiente para alimentar a 1000 hogares.

Otro proyecto en ejecución consiste en una granja de turbinas sumergidas hasta obtener 350 megavatios de energía eléctrica conectada a la red nacional. Los estudios indican que los costos de la energía mareomotriz son superiores a los de la energía eólica, pero los británicos se entusiasman con la idea de ser los líderes mundiales en este tipo de energía renovable. Saben que los daneses lideran en eólica y los alemanes y los españoles compiten “cabeza a cabeza” por la primacía en solar.

Los británicos pudieron evitar ser invadidos debidos a su condición insular y lo agreste de sus costas. Ahora vuelven a confiar en las aguas que los rodean para lograr la independencia energética.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Organizaciones tan prestigiosas como la NASA usan SUSE Linux Enterprise Server para operaciones informáticas de alto rendimiento en los más importantes supercomputadores.

Superordenadores de todo el mundo están funcionando con SUSE Linux Enterprise Server de Novell(R) y prueba de ello es que, de acuerdo con TOP500, proyecto que sigue y detecta tendencias en informática de alto rendimiento (HPC: High Performance Computing), SUSE Linux Enterprise es actualmente la solución de Linux favorita de los mayores superordenadores HPC.

De este modo, de los 50 superordenadores más importantes del mundo, el 40 por ciento están funcionando con SUSE Linux Enterprise, incluyendo los tres más importantes:

* IBM eServer Blue Gene del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore,
* IBM eServer BlueGene/P (JUGENE) del Centro de Investigación de Jülich (Alemania), y
* SGI Altix 8200 del Computing Applications Center, en Nuevo México.

Gracias a una oferta de software de código abierto económica y de alta calidad y hardware de bajo coste, Novell y sus partners permiten disfrutar de las mismas funcionalidades informáticas de alto rendimiento de las que se benefician los superordenadores a empresas y clientes del denominado segmento mediano de distintos sectores, como el manufacturero, el de la investigación o las entidades académicas.

Clientes como Audi, la división de Supercomputación avanzada de la NASA, MTU Aero Engines, el Instituto de Tecnología de Tokio, Porsche Informatik, la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad de Tecnología de Swinburne y Wehmeyer están utilizando superordenadores y clusters de ordenadores con SUSE Linux Enterprise Server para gestionar cargas de trabajo de misión crítica con tiempos de parada mínimos.

En el caso de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA, tres de sus superordenadores funcionan con SUSE Linux Enterprise de Novell. Estos equipos se utilizan para evaluar si tecnologías de próxima generación cumplen los requisitos científicos y técnicos, programas de lanzamiento y funcionamiento de sus sistemas de control, así como para el soporte de iniciativas de operaciones espaciales, científicas y aeronáuticas de la NASA. Además, el próximo superordenador de la NASA, cuya finalización está prevista para este verano, también funcionará con SUSE Linux Enterprise Server y, cuando esté instalado, será uno de los mayores sistemas SGI Altix ICE, equiparable al actual tercer superordenador más potente del mundo.

“En la NASA trabajamos para resolver algunos de los desafíos más complejos de la ciencia, por lo que es fundamental contar con un sistema operativo que nos permita lograr el más alto nivel de funcionalidad informática. Cuando elegimos un sistema operativo, nuestras dos principales consideraciones son el rendimiento y la flexibilidad. Contar con el sistema operativo adecuado nos permite superar los límites del rendimiento informático e introducir nuevos niveles de innovación en nuestros programas espaciales, científicos y aeronáuticos”, afirmó William Thigpen, engineering branch chief de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA.

El ámbito de la informática de alto rendimiento también supone una oportunidad para los partners de Novell. Así, empresas como Appro International, Atipa Technologies, Cluster Resources, HP, Penguin Computing, SGI y Teradata están incorporando SUSE Linux Enterprise Server a las soluciones informáticas de alto rendimiento que suministran a sus respectivos clientes.

SUSE Linux Enterprise lleva siendo líder del mercado de la informática de alto rendimiento durante más de una década, un liderazgo basado en la potente herencia técnica de esta distribución.

“SUSE Linux Enterprise se ha convertido en el sistema operativo HPC de referencia gracias a sus capacidades de rendimiento y escalabilidad, y a la amplia variedad de software de fuente abierta y herramientas de desarrollo disponibles. Al aprovechar las ventajas de los servidores estándar y grupos de ordenadores que están funcionando con SUSE Linux Enterprise, los clientes y colaboradores pueden crear e instalar los mejores productos y aplicaciones de tipo HPC del mundo”, afirmó Carlos Montero-Luque, vicepresidente de Gestión de Producto de Soluciones de Plataforma Abierta de Novell.

Estadística de Top 500 por familia de Sistema Operativo - Junio 2008

Estas son las principales conclusiones de la lista con el Top-500 de supercomputadores mundiales, publicada hoy desde la Conferencia Internacional de Supercomputación que se celebra en Dresden. Según el informe el gigante azul ha fabricado 210 de los 500 sistemas, incluidos cinco de los diez primeros, encabezados por el Roadrunner, el supercomputador del Departamento de energía estadounidense que recientemente ha superado la barrera del petaflop, siendo además uno de los que tienen mayor eficiencia energética. El segundo fabricante por número de sistemas en el top es HP con 183 y Sun Microsystem puede presumir de la fabricación de cuatro de los diez primeros. Por procesadores, Intel domina el 75 de los sistemas y el 90% de los que integran de cuádruple núcleo, utilizados en la mitad de las máquinas. La mayor parte de los sistemas contienen entre 2049 y 4096 procesadores, más del doble que hace seis meses. En cuanto a sistemas operativos se impone SUSE Linux Enterprise de Novell, que gobierna nada menos que 20 de los 50 primeros, incluyendo los tres superordenadores más potentes. La lista contiene una incorporación significativa por lo poco usual que es ver un “Windows” en este tipo de sistemas. En concreto en el puesto 23 un Windows HPC Server 2008, que además es la primera vez que corre sobre hardware de IBM. Por países, Estados Unidos aloja a 257 máquinas, Reino Unido 53, Alemania 46, Francia 34, Japón 22 y China 12.

Y nosotros podemos disfrutar de todo ese poder con nuestro humildes PCs y openSUSE!.

Fuentes:

* Top500.org
* The Inquirer ES - IBM, Intel y SUSE Linux dominan la supercomputación mundial

Link de la noticia:

http://www.theinquirer.es/2008/06/18/imb_intel_y_suse_linux_dominan_la_supercomputacion_mundial.html

Anónimo dijo...

Nice post and this enter helped me alot in my college assignement. Thank you on your information.